Virus del Zika: síntomas, causas y prevención

Transmitido por la picadura de los mosquitos del género Aedes infectados, el virus del Zika provoca una infección que cursa con fiebre leve, dolor de cabeza, dolores musculares, conjuntivitis y placas rojizas en la piel.

¿Qué es el virus del Zika?

También denominado Zikv, el virus del Zika es un virus descubierto por primera vez en el bosque Zika, en Uganda, en el año 1974. Sin embargo, su fama no llegó hasta 2007, cuando se produjo un brote del virus en unas islas ubicadas en el norte de Australia. En 2013 volvió a escucharse hablar de él cuando el virus llegó a la Polinesia Francesa.

¿En qué países corro el riesgo de contraer el virus del Zika?

Diferentes estudios genéticos han demostrado que existen dos linajes principales de este virus: uno africano (se confirma la circulación del virus en países como Sierra Leona, Camerún o Senegal) y uno asiático (presente en países como Pakistán, Filipinas o Malasia. Además, desde 2014 se han comunicado varios casos dispersos por todo el mundo (Perú, Isla de Pascua, Brasil…)

¿Cómo se contagia el virus del Zika?

Como avanzábamos al comienzo del artículo, el contagio se produce a través de la picadura del mosquito Aedes aegypti, responsable también de la transmisión del dengue, el Chikungunya o la fiebre amarilla. Además, el virus del Zika puede transmitirse a través de la sangre, por contacto sexual.

¿Qué síntomas provoca el virus del Zika?

Los síntomas más comunes de la infección por el virus del Zika son las placas rojizas en la piel. Estas pueden ir acompañadas de fiebre, dolor de cabeza, conjuntivitis y dolores musculares. Además, existen personas que pueden experimentar debilidad e inflamación de las articulares, diarrea, vómitos y falta de apetito.

Por lo general, tras la picadura, el virus del Zika puede permanecer en el organismo entre 3 y 12 días, momento a partir del cual la persona comienza a experimentar los primeros síntomas (aunque existen casos asintomáticos).

¿Cómo puede prevenirse el virus del Zika?

Como en la actualidad no existe ninguna vacuna contra la infección que provoca el virus del Zika, la principal medida es impedir la picadura del mosquito.

El mosquito Aedes aegypti no suele picar por la noche, sino que lo hace de día, en ciudades y zonas limpias y no en aguas estancadas. Por ello, resulta fundamental cubrir la piel con pantalones largos y camiseta de manga larga y utilizar un repelente eficaz. La loción de Dexin, formulada con Citriodiol, presenta una fórmula de alta eficacia que protege durante seis horas, incluso de las especies vectores del virus del Zika. Además, se trata de un producto respetuoso con la piel, que no contiene DEET ni ningún otro biocida sintético.

Si tienes previsto viajar a algún país en el que puedes exponerte a la picadura del mosquito Aedes, la loción repelente de Dexin puede serte de gran ayuda. ¿A qué esperas para probarla?