Limpiar la casa si nuestros hijos tienen piojos: ¿Cómo hacerlo?

Empezamos a ver a nuestros hijos rascarse sospechosamente la cabeza y oh, oh, nuestros temores se cumplen: Piojos. Podemos estar con la lendrera continuamente y hacer uso de repelentes y champús antipiojos para eliminarlos, pero hay una pregunta que siempre se pasa por nuestra mente es: ¿Cómo limpiar la casa si nuestros hijos los tienen?

Y es que eliminarlos del cuero cabelludo no sirve de nada si existe la posibilidad de que estos reaparezcan. Desde Dexin, expertos en soluciones antipiojos, os explicamos qué probabilidades de supervivencia tienen los piojos fuera de la cabeza, en qué zonas de la casa pueden mantenerse y qué medidas de prevención y limpieza podemos seguir para evitar su propagación.

¿Cómo se mantienen los piojos fuera de la cabeza?

Existen diversos tipos de piojos tal y como os indicamos en un post dedicado a ello. Los Pediculus humanus capitis, los piojos de la cabeza, los más conocidos, pueden tener un tamaño de entre 2,1 y 3,3 mm y no cuentan con alas ni pueden saltar.

A pesar de no poder volar ni saltar, estos parásitos se trasladan de una cabeza a otra mediante arrastre, cuando se produce un contacto cercano entre dos personas o al encontrarse en materiales infectados.

Los piojos no se alimentan del pelo, si no que lo utilizan para poder agarrarse a él y así descender al cuero cabelludo, donde se alimentan y permanecen. Fuera de este entorno, los piojos no sobreviven durante mucho tiempo.

¿En qué zonas de la casa pueden permanecer los piojos?

Aunque los piojos que suelen permanecer en la ropa y picar a nivel corporal son los denominados piojos corporales (Pediculus humanus corporis), los piojos de la cabeza pueden también en ocasiones, descender a otras superficies como la ropa, cepillos o accesorios del pelo, aunque se propaguen de cabeza a cabeza.

Algunas zonas del hogar así como algunos enseres y materiales que pueden verse afectados tras el contacto del niño con ellos pueden ser los sofás, sillas, sillitas adaptadas (como las del coche), carritos de bebé, la ropa de cama, toallas, mantas, alfombras, peluches, ropa, cepillos y accesorios del pelo.

¿Cómo podemos limpiar la casa para evitar que los piojos se propaguen?

Antes de limpiar la casa es importante realizar exhaustivos y continuos controles del cabello de nuestros hijos en búsqueda de liendres y posibles piojos adultos es importante. Cuánto antes los detectemos y eliminemos, antes evitaremos que puedan propagarse.

En segundo lugar, es importante que la ropa de cama, la ropa, peluches, toallas y otros elementos textiles que hayan podido estar en contacto con la cabeza del niño se laven a temperatura de entre 50 y 60º o en frío si seguidamente se va a hacer uso de secadora.

Las alfombras, asientos o cojines, por su parte, deberán aspirarse para evitar que si hay algún piojo o liendre este crezca y vuelva a infestar.

Finalmente para objetos más pequeños existen diversas soluciones. Por ejemplo, para el caso de los peines, cepillos y accesorios del pelo, se pueden hervir o dejar en una bolsa por 48 h para que los piojos mueran de inanición, o en meterlos 24 horas en el frigorífico en una bolsa.

Otras superficies no porosas como la tela, no deben limpiarse fuera de lo normal, puesto que los piojos no se mantienen en ellas.

Si precisas de mayor información acerca de estos temas te recomendamos seguir los consejos de nuestro blog y te invitamos a conocer nuestra gama de productos antipiojos.