Consejos contra los piojos en los campamentos de verano

Los campamentos de verano suelen ser un caldo de cultivo ideal para el contagio de piojos. La mayoría de los padres temen ese momento en que su hijo regresa de colonias con la cabeza infestada de estos pequeños parásitos hematófagos. Y es entendible, porque la pediculosis es un problema que acaba afectando a toda la familia. Por eso, es importante entender por qué los niños cogen piojos en los campamentos de verano y qué medidas adoptar frente a la pediculosis.

¿Por qué se contagian los piojos en los campamentos de verano?

Parece inevitable, llegan las vacaciones y el niño vuelve del campamento de verano lleno de piojos. ¿Te pica la cabeza con solo pensarlo? Es natural, este problema es la pesadilla de muchas familias cada vez que llegan las vacaciones.

Uno de los factores principales del contagio de piojos en los campamentos de verano es la convivencia de tantos niños en un mismo espacio. Durante las actividades, los pequeños juegan, corren, saltan… Y juntan sus cabezas. Los piojos no pueden volar, pero son rápidos y les basta un pequeño instante de contacto para pasar de un cuerpo a otro.

Pero, si cada año la pediculosis es un problema en colonias y campamentos, ¿qué error cometemos temporada tras temporada? La mayoría de las veces, los progenitores recurren a remedios caseros contra los piojos para prevenirlos como, por ejemplo:

· Lavar la cabeza con vinagre.

· Llevar el pelo bien recogido.

· Cortar el pelo

Lamentablemente, este tipo de soluciones no son muy efectivas para prevenir la pediculosis y el resultado suele ser siempre el mismo: niños rascándose la cabeza con furia al llegar a casa.

Cómo evitar coger piojos en un campamento

Coger piojos en un campamento no tiene por qué ser el pan nuestro de cada día. Podemos tomar ciertas precauciones para evitarlos e impedir que se propague la epidemia.

Usar loción repelente

El uso de repelentes contra piojos es una buena manera de evitar que estos insectos se decidan por la cabeza de nuestro hijo. Nuestra loción de aceite de árbol de té y extracto de neem crea un entorno hostil contra estos parásitos, además de cuidar el cuero cabelludo, al ser un producto natural sin insecticidas. Además, actúa como desenredante, por lo que es muy fácil de incorporar en el hábito diario de cepillar el pelo.

Pasar la lendrera cada vez que lavamos el pelo

Muchas veces, cuando el contagio aún no es masivo, no detectamos ningún síntoma. Sin embargo, los piojos están ahí, reproduciéndose y extendiendo su dominio. Por eso, revisar la cabeza en busca de liendres y pasar la lendrera es una buena forma de descubrirlos.

Avisar al resto de padres

Aunque apliquemos un tratamiento contra piojos de forma inmediata es fundamental avisar en el campamento. Si un niño sufre de pediculosis lo normal es que no sea el único. Los responsables del casal infantil deberán encargarse de informar para que todas las familias puedan aplicar el producto adecuado a sus hijos.

De la misma manera, no solo deberá tratarse al niño, sino a todos los que conviven con él: padres, madres, hermanos o abuelos.

Las vacaciones no tienen por qué ser sinónimo de piojos. Consulta nuestra gama de productos contra la pediculosis y disfruta del verano con cabeza y sin habitantes.