8 hábitos saludables para potenciar tus defensas

Las vacaciones son un periodo en el que, contrariamente a lo que podríamos pensar, pueden bajarnos las defensas. ¿Te has dado cuenta de que mucha gente se pone enferma precisamente cuando coge unos días de descanso? Esta circunstancia tiene una explicación, que está muy relacionada con nuestros hábitos y el ritmo de vida que llevamos actualmente. Te vamos a dar 8 hábitos saludables para potenciar tus defensas.

¿Por qué bajan nuestras defensas?

Si durante el año vivimos para el trabajo, el estrés acumulado y la obligación autoimpuesta de no enfermar para no ausentarnos de nuestro puesto, hacen que al llegar las vacaciones nuestro cuerpo diga basta. Es, precisamente, en el momento en que conseguimos relajarnos, cuando las defensas bajan y caemos enfermos.

Por otra parte, durante el verano, además de descansar es frecuente adoptar costumbres no demasiado recomendables en cuanto alimentación y estilo de vida y olvidar nuestros hábitos saludables. No solo nos relajamos nosotros, sino que también dejamos que aflojen nuestras buenas intenciones.

Ambas circunstancias pueden llevar a que cojamos más infecciones de lo que resultaría habitual. Así pues, vamos a ver algunos hábitos saludables para potenciar las defensas de manera natural.

Cómo aumentar las defensas de manera natural

Reforzar nuestro sistema inmunológico es fundamental para evitar contraer infecciones y otras enfermedades. El organismo se defiende de los ataques exteriores por medio de las defensas, por eso, conseguir potenciarlas nos protegerá de virus, bacterias, hongos o parásitos.

Una manera sencilla y natural de fortalecer nuestro sistema inmune es incorporar ciertos hábitos en nuestra vida. Estos ocho consejos te ayudarán a conservar la salud y mantener el cuerpo en equilibrio.

  • Relájate. El estrés hace que bajen nuestras defensas y que quedemos más expuestos a infecciones.
  • Duerme las horas necesarias. Dormir bien es sinónimo de salud. Cuando no descansamos, el agotamiento mina nuestro sistema inmunitario y acabamos por ponernos enfermos.
  • Una buena alimentación ayuda a que nuestro cuerpo permanezca fuerte frente a agentes externos. El consumo de vegetales frescos y frutas de temporada ayuda a mejorar las defensas gracias al aporte de vitaminas.
  • Evita la contaminación. La exposición a productos químicos y a agentes de contaminación ambiental es un estrés muy importante para las defensas de nuestro organismo, por eso limitar el impacto de sustancias tóxicas ayudará al correcto desarrollo de las defensas naturales.
  • Bebe mucha agua. Hidratarse es fundamental para mantenerse sano. Tomar al menos un litro y medio de agua al día es imprescindible para un correcto funcionamiento del sistema inmune. El agua ayuda a mejorar la función intestinal, íntimamente relacionada con las defensas del organismo.
  • Haz ejercicio. La actividad física es una clave fundamental para reforzar el sistema inmune. Hacer deporte no solo previene la obesidad y las enfermedades asociadas a ella, sino que nos ayuda a generar endorfinas, unas hormonas encargadas de nuestro bienestar y de generar defensas.
  • Evita los malos hábitos como fumar, el consumo de alcohol o de sustancias estupefacientes que debilitan el sistema inmune.
  • Incluye probióticos en tu dieta. Los probióticos son sustancias que ayudan a generar bacterias beneficiosas para nuestro organismo. De este modo, ayudamos a potenciar las defensas de manera natural. Algunos alimentos, como el yogur, el kéfir y otros fermentados contienen numerosos agentes probióticos. Otra manera de incorporarlos en nuestra dieta es adquiriéndolos en farmacia y mezclándolos con la comida.

Estos ocho consejos de salud te ayudarán a mantener tus defensas en buen estado para que puedas disfrutar de una salud de hierro de forma natural y sin grandes esfuerzos.