¿Cansado de estar cansado? Las causas principales del cansancio crónico

¿Te sientes agotado y no hay nada que mejore tu fatiga? ¿A veces sientes un enorme malestar tras haber realizado cualquier pequeña actividad física o mental? Si estás experimentando un cansancio severo y este no remite con el paso de los días, es importante que acudas a tu médico. Una de las causas de tu fatiga podría llamarse síndrome de fatiga crónica.

¿Qué es el síndrome de fatiga crónica? Cuando estar agotado es lo normal

Se trata de una enfermedad impredecible, de la cuál se desconocen las causas y que puede afectar a cualquier persona en cualquier momento de su vida. Aunque pueda parecer una dolencia sin importancia, lo cierto es que el síndrome de fatiga crónica es una enfermedad grave que compromete la funcionalidad de varios sistemas del cuerpo.

¿Cuáles son los síntomas de la fatiga crónica?

Sus síntomas pueden aparecer y desaparecer y pueden variar con el tiempo. A veces mejoran, mientras que otras empeoran. Los principales síntomas de la fatiga crónica, los cuales a menudo se comparten con la fibromialgia, son los siguientes:

  • Fatiga severa que no parece tener ninguna causa concreta y que no mejora con el descanso.
  • Problemas de insomnio, que dificultan conciliar el sueño o permanecer dormido durante la noche.
  • Malestar y cansancio extremos tras realizar esfuerzos no demasiado grandes (tanto físicos como mentales).
  • Problemas de concentración, nerviosismo y ansiedad.
  • Dolor y mareos.

¿A quién afecta el síndrome de fatiga crónica?

Aunque, como avanzábamos al inicio del artículo, se trata de una enfermedad que puede afectar a cualquier persona, la realidad es que el síndrome de fatiga crónica es más común entre personas adultas de entre 40 y 60 años, y afecta más a mujeres que a hombres (tal y como sucede con la fibromialgia).

¿Qué enfermedades pueden causar cansancio crónico?

  • Infecciones virales. El síndrome de fatiga crónica es común tras haberse sufrido una infección viral, por lo cual muchos especialistas piensan que pueden ser los virus los que desencadenan este trastorno. Aunque todavía no existen evidencias científicas al respecto, se cree que los virus que pueden causar cansancio crónico son el virus de Epstein-Barr y el virus del herpes humano 6.
  • Desequilibrios hormonales. Niveles anormales en sangre de ciertas hormonas que se producen en el hipotálamo, en la hipófisis o en las glándulas suprarrenales pueden ser los causantes de experimentar fatiga crónica.
  • Problemas del sistema inmunitario. Las personas inmunodeprimidas también pueden sufrir problemas de cansancio crónico.

 ¿Cómo se trata el síndrome de fatiga crónica?

Aunque no existe un tratamiento como tal para el síndrome de fatiga crónica, lo cierto es que sus síntomas pueden ser mejorados o revertidos una vez que se inicia una terapia para la enfermedad que lo está provocando.

Por este motivo, resulta fundamental acudir al médico cuando el cansancio es severo y no remite. Este se encargará de descubrir si existe alguna condición que está provocando la fatiga, o si esta se produce sin motivo aparente.

Mientras que en el primer supuesto resultará necesario iniciar un tratamiento para la enfermedad subyacente, en el segundo pueden prescribirse algunos hábitos que pueden mejorar los síntomas.

Hábitos para mejorar la fatiga crónica

  • Mantén una dieta equilibrada, con un horario de comidas regular e hidratación abundante.
  • Practica ejercicio aeróbico de forma moderada, sin llegar a experimentar cansancio o dolor.
  • No te pares. No dejes de hacer tus cosas, aunque tengas que buscar tus trucos para llevarlas a cabo. Si es necesario, haz las cosas más despacio, tomándote tu tiempo, sin dejarte apresar por la ansiedad, pero evitando, eso sí, el reposo durante el día.
  • Mejora tus hábitos de sueño tratando de acostarte y despertarte cada día a la misma hora, evitando la cafeína, la nicotina y el alcohol, y siguiendo otros consejos que tu médico te prescribirá.

¿Crees que estás sufriendo síndrome de fatiga crónica? Pide cita con tu médico y explícale lo qué te sucede. Él es la persona indicada para ponerle nombre a lo que te ocurre. No lo dejes pasar.