• aloe vera

Aloe vera, ¿qué es y cuáles son sus propiedades?

El aloe vera es una planta perenne con más de doscientas variedades (la más común es el Aloe barbadensis). También conocida como sábila, el aloe vera es una planta de hojas gruesas y alargadas (pueden alcanzar los 50 cm de largo y los 7 cm de grosor) y en cuyo interior se encuentra una composición de lo más interesante. Rica en resinas protectoras, aminoácidos, proteínas, vitaminas (betacaroteno, vitamina C, vitamina B2 y ácido fólico), minerales (calcio, magnesio, hierro, potasio) polisacáridos y otros oligoelementos, el aloe vera es una planta con multitud de beneficios para la salud.

Originaria de África, Madagascar y ciertos lugares de Asia, el aloe vera puede encontrarse a día de hoy en cualquier sitio que presente un clima cálido y seco. Se trata de una planta, además, muy resistente que no requiere cuidados muy especiales (no necesita demasiada agua, únicamente recibir bastante sola).

¿Cuáles son sus propiedades? El aloe vera, una planta para todo

Como avanzábamos, debido a su riquísima composición, el aloe vera presenta una enorme cantidad de propiedades beneficiosas para la salud. Se trata, además, de una planta con aplicaciones terapéuticas tanto internas como externas:

  • Es capaz de regular el pH de la piel y permite que las bacterias que obstruyen los poros sean expulsadas, ayudando a eliminar las células muertas.
  • Funciona como filtro solar y es un buen antiarrugas debido a su poder tonificante.
  • Es eficaz en el tratamiento de enfermedades de la piel, tales como la dermatitis, el acné, la psoriasis, el exceso de grasa en el cuero cabelludo o la caspa. Presenta un efecto balsámico que ayuda a calmar las rojeces e irritaciones.
  • Es una de las soluciones más eficaces en el tratamiento de las picaduras de mosquito, al calmar y aliviar el picor e hidratar la piel y hacer que se suavice la marca.
  • Calma el dolor de heridas superficiales y quemaduras.
  • Reduce las inflamaciones internas y externas.
  • Ayuda a controlar la presión arterial y mejora los niveles de triglicéricos.
  • Resulta de ayuda en el tratamiento de ciertos problemas digestivos, como por ejemplo el estreñimiento o el reflujo gástrico.

Cómo aplicar o consumir el aloe vera

Básicamente, el aloe vera puede consumirse de dos formas:

Directamente de la planta. Si tienes una planta de aloe vera en casa, podrás extraer directamente la pulpa interna de las hojas. Simplemente tendrás que cortar la hoja por la base, así como por la punta y los extremos para retirar las espinas. Hecho esto, deberás cortar la hoja por la mitad y extraer la sustancia gelatinosa de su interior (puedes ayudarte de una cuchara). Utilízalo para aplicarlo directamente sobre la piel y guárdalo en el frigorífico. Es importante que lo consumas antes de que transcurran 7 días.

En zumo. El zumo de aloe vera resulta muy beneficios en el tratamiento de trastornos digestivos, al regular el tránsito intestinal, inhibir la acidez y ayudar a curar úlceras. Además, su consumo también ayuda a regular la tensión arterial y mejorar los niveles de triglicéridos.

Para obtener estos beneficios, debes consumirlo en forma de zumo. De esta forma, aunque existen multitud de marcas que comercializan zumo de aloe vera, lo ideal es que lo prepares en casa (así te aseguras de que obtendrás un producto 100 % orgánico y sin ningún aditivo).

Para hacerlo, solo tienes que cortar con un cuchillo barias hojas de la planta, retirar las hileras de espinas laterales y pelar la cáscara (asegúrate de que quitas también la capa amarillenta que hay debajo de la corteza). Después, coloca el gel de aloe vera que has extraído en una batidora y agrega, si quieres, una porción de alguna otra fruta cítrica. Te aseguramos que su sabor te sorprenderá, ¿estás listo para probarlo?

23 Oct, 2018 I No Comentarios

< ANTERIORSIGUIENTE >

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *