• garrapatas chinches pulgas piojos

Garrapatas, chinches, pulgas, piojos : ¿Cómo distinguirlos?

En verano las temperaturas cálidas promueven un mayor ritmo de vida y movimiento, no solo de nosotros, sino también de múltiples animales, como los insectos, los cuáles, en verano encuentran las condiciones perfectas para prosperar, alimentarse y reproducirse. Muchos insectos se alimentan de polen, o detritívoros, es decir, se alimentan de restos, sin embargo otros muchos son hematófagos, se alimentan de sangre. Más allá de su alimentación, también existen insectos que pueden picarnos como mecanismo de defensa. Las garrapatas, chinches, pulgas o piojos son un ejemplo de lo primero, mientras que las abejas o los escorpiones, lo son de lo segundo.

Desde Dexin, expertos en soluciones antipiojos y antimosquitos os explicaremos cuáles son los principales insectos y parásitos que pueden picarnos, cómo podemos diferenciarlos tanto por su forma como por sus picaduras, cómo pueden afectarnos y cómo debemos actuar.

¿Cómo podemos diferenciar los principales insectos y parásitos que pueden picarnos?

Como hemos comentado, los principales insectos que pueden picarnos pueden ser distinguidos o bien por su aspecto como por la picadura que dejan. Os los pasamos a detallar:

  • Garrapatas: Las garrapatas son un parásito similar a las arañas que se caracteriza porque al picar, sus “dientes” quedan enganchados en la piel, por lo que podemos encontrarlas aún unidas. Otro aspecto característico es que a medida que succionan sangre, su cuerpo, similar a una bolsa, se vuelve grande. En la piel dejan una zona enrojecida en el medio, seguida de un círculo enrojecido más grande alrededor.
  • Chinches: Las chinches son un insecto similar a los piojos, denominadas comúnmente “chinches de las camas”, de color marrón-rojizo. Dejan unas picaduras muy características, puesto que son muy pequeñas, enrojecidas y muy cuantiosas.
  • Pulgas: Las pulgas son insectos muy pequeños y de color oscuro, que se caracterizan por saltar de forma muy potente gracias a sus patas impulsoras. Sus picaduras son similares a las de las chinches, pero no tan cuantiosas y algo más grandes. Como curiosidad, suelen presentarse en forma recta, en grupos de 3 o 4 picaduras.
  • Piojos: Los piojos son parásitos similares a las chinches, de un color marrón transparente, que se encuentran sobre todo en la cabeza, el cuerpo y el pubis. Sus picaduras son reconocibles porque se limitan a estas zonas.
  • Mosquito: Los mosquitos son insectos muy fácilmente reconocibles, por sus patas, trompa y alas. Su picadura produce una zona inflamada de color claro, rodeada por una zona enrojecida.
  • Hormiga: Las hormigas, sobre todo las rojas, pueden producir picaduras similares a un grano de acné, con la punta pálida y redondeada, pero con un ribete rojo. No se aprecian los orificios de entrada.
  • Araña: Las picaduras de araña con muy características porque se aprecia una picadura plana, de color violáceo (como un hematoma) y se distinguen claramente los dos orificios.
  • Escorpión: El escorpión, al igual que las arañas, dejan una picadura similar a un hematoma, sin embargo, solo se ve un orificio de entrada (el aguijón).
  • Avispas y abejas: Las avispas y abejas, muy similares, dejan ambas picaduras planas y rojizas, si bien en el caso de las abejas, estas desprenden el aguijón, el cual se queda adherido a la piel.

¿Cómo pueden afectar a nuestra salud?

Las picaduras de parásitos e insectos, más allá de la molestia y la sensación de dolor y picazón, en algunos casos pueden suponer efectos añadidos. Algunos insectos como las arañas o escorpiones pueden inyectar sustancias venenosas, mientras que insectos como los mosquitos, pulgas etc. pueden ser vectores de virus y bacterias que produzcan enfermedades.

Más allá de este punto, además, las garrapatas, pueden producir casos graves de anemia si no son identificadas.

 ¿Cómo podemos actuar para eliminarlos y prevenirlos?

Convivimos con estos insectos, sobre todo en verano, en que puede ser que estemos más tiempo en entornos naturales o exteriores. Para evitar sus picaduras es muy importante siempre respetarlos, ya que en muchos casos si los dejamos en paz no se verán en la necesidad de picarnos, llevar ropa adecuada que no deje que traspasen nuestra piel, hacer uso de repelentes y mantener una adecuada limpieza de los lugares. Si precisáis de mayor información para evitar las picaduras, os recomendamos seguir los consejos de nuestro blog y os invitamos a conocer todos nuestros productos.

28 Jul, 2020 I No Comentarios

< ANTERIORSIGUIENTE >

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *