6 consejos de salud para cuidar la piel después del verano

Después del verano, la piel puede verse resentida por el abuso de sol, la presencia de sal y otras circunstancias propias de la época estival. A pesar de que hayamos tenido precaución con los agentes externos, al acabar la canícula es necesario aplicar atenciones extra a nuestra dermis. Te contamos hoy algunos consejos para cuidar la piel después del verano.

Cómo debes cuidar la piel después del verano

El sol es uno de los principales enemigos de la piel. A pesar de nutrirnos con vitamina D y de aportarnos un hermoso bronceado, los rayos ultravioleta afectan de forma muy negativa a las diferentes capas de nuestra piel.

Pero la acción del sol no es el único peligro que actúa sobre nuestra piel a lo largo del verano, el mar, la deshidratación o una dieta descuidada también pueden hacer que al llegar septiembre esta luzca agrietada y más ajada de lo esperado.

Con estos consejos conseguiremos volver a disfrutar de una piel sana y bonita.

Hidratación al máximo

La deshidratación es algo muy habitual durante los meses de verano. A la vuelta de vacaciones debemos hacer un plan de choque e hidratar al máximo la piel para tratar de recuperar su estado normal, elástico y uniforme.

Para hidratar correctamente la piel debemos aplicarnos crema cada día. Dependiendo de lo agrietada que esté, harán falta dos o tres puestas a lo largo de la jornada. La crema debe aplicarse mediante un suave masaje que ayude a que penetre bien en las diferentes capas de la piel.

Además de cremas, aceites y lociones, para recuperar la elasticidad e hidratación, debemos alimentarnos correctamente y beber mucha agua. Al terminar las vacaciones debemos decantarnos por alimentos frescos que aporten agua a nuestro cuerpo, como frutas y verduras.

Exfoliar la piel

La exfoliación de la piel ayuda a eliminar las células muertas y la prepara para a aplicación de otros tratamientos. No esperes a “pelarte”, una vez por semana aplica un producto exfoliante mienta te duchas y frita bien para que se desprendan las capas dañadas.

Sigue utilizando protector solar

A pesar de que se hayan acabado las vacaciones y las largas jornadas de exposición al sol, el astro rey sigue actuando sobre nuestra piel. No te olvides de seguir cuidándola con un factor solar adecuado. Además, después de la exfoliación, la piel que queda al descubierto es más sensible y podría quemarse con más facilidad.

Revisa los lunares

Revisar los lunares al terminar el verano es muy recomendable para asegurarnos de que no se haya producido ninguna lesión. El cáncer de piel puede empezar dando la cara con la variación de una mancha o lunar, por lo que conviene prestarle atención.

Dormir 8 horas cuida la piel

El verano puede ser una época de descanso o de aprovechar el tiempo al máximo y dormir poco. A la vuelta, junto con todos los tratamientos para recuperar el buen estado de la piel, no te olvides de dormir las horas suficientes.

Tratamientos antienvejecimiento

El final del verano es un buen momento para realizarse tratamientos antienvejecimiento en la piel. Si estabas pensando en alguno de ellos, pueden hacerse como complemento de todos los cuidados anteriores.

Unos hábitos saludables y un cuidado extra devolverán a tu piel el esplendor perdido por la acción del sol y de los excesos del verano. ¡Cuídate y cuida tu piel!