10 consejos para prevenir los piojos este verano

El verano ya está aquí, y con él han llegado las altas temperaturas, las vacaciones, los campamentos, la playa y… ¡Los piojos! Estos molestos bichitos parecen un mal endémico del que es difícil librarse. Pero no desesperes, hoy vamos a darte diez buenos consejos para que consigas alejarlos de tu cabeza y la de tu familia.

Cómo prevenir los piojos durante el verano

No hay nada más exasperante que contagiarse de piojos durante las vacaciones. ¿Es que estos parásitos no descansan nunca? La respuesta es clara: no. Por eso, lo mejor que podemos hacer es focalizar nuestro esfuerzo en prevenir más que en cómo eliminar piojos.

Veamos, a continuación, una serie de recomendaciones que te ayudarán a mandarlos con la música a otra parte.

  • Revisar el cabello de toda la familia.

Como ya hemos comentado, la prevención es nuestra mejor arma. Asegúrate de revisar el cabello de todos los que vivís en casa para detectar en seguida la presencia de liendres. Es importante detectar el contagio a tiempo, por eso recomendamos hacerlo unas dos veces por semana.

  • Llevar el pelo muy corto o atado.

Sobre todo, de cara a los campamentos de verano y actividades en las que se concentren muchos niños. No es un remedio infalible, pero a los piojos les costará más pasar de una cabeza a otra si no encuentran cabellos a mano sobre los que subirse y pasear alegremente.

  • Pasar la lendrera a diario.

Aunque en nuestras revisiones no hayamos encontrado liendres, pasar el peine como rutina nunca está de más. A veces, algunos huevos pueden pasar desapercibidos al ojo, pero no se librarán del poder de las púas. Eliminando las liendres, evitaremos que eclosionen y que nazcan nuevos piojos.

  • Buscar liendres y retirarlas a mano.

Si, a pesar de la prevención, hemos cogido piojos, además del tratamiento y de pasar la lendrera, será muy eficaz complementar eliminando huevos a mano. Puede llegar a ser muy divertido… ¡Por verle el lado bueno!

  • No compartir gorras.

Evita que tus hijos compartan gorras y otras prendas que estén en contacto con el pelo. No es habitual que los piojos abandonen el cuero cabelludo, pero si el grado de infestación es alto, no es algo descartable y pueden estar presentes en sombreros, toallas y otros elementos.

  • Lavar con agua muy caliente sábanas y toallas

Como comentábamos en el punto anterior, los piojos pueden estar presentes en la ropa que tiene contacto con la cabeza de la persona contagiada. Por eso, como complemento al tratamiento o simple precaución, lavaremos sábanas y toallas en agua muy caliente.

  • Utilizar loción repelente.

Si incorporamos el sencillo gesto de colocar loción repelente en el pelo cada mañana al peinarnos o al cepillar el cabello de nuestros hijos, tendremos mucho ganado. Coloca el bote de loción al lado de los peines para que no se os olvide.

  • Lavar el cabello con champú de árbol de té.

Es otra medida de prevención que no te costará trabajo y que mantendrá alejados a los piojos de vuestras cabezas.

  • Limpiar bien peines y cepillos con agua caliente.

Con esta rutina, realizada una vez por semana, te asegurarás de que no queda ninguna liendre en tus utensilios de cepillado.

En caso de contagio, repetir el tratamiento al cabo de una semana.

Intentaremos no contagiarnos, pero si llega a ocurrir, es importante seguir las instrucciones.

Si estás pensando en remedios naturales contra los piojos, decídete solo por aquellos que tengan una eficacia demostrada. Muchos, lo único que hacen es molestar al insecto, pero sin librarte de él. Si no terminas con la infestación, la pediculosis seguirá avanzando sin control.