• dimeticona piojos

5 hábitos para proteger y cuidar la piel en verano

El cuidado de nuestra piel es importantísimo en cualquier época del año, pero, sobre todo, durante el verano, cuando estamos más expuestos a los efectos nocivos de la radiación solar. Si estás buscando los mejores trucos para cuidar la piel en verano y evitar las enfermedades de la piel, estás en el lugar adecuado. Te damos unos cuantos en las siguientes líneas.

Hidrátate

Las altas temperaturas contribuyen a que nuestra piel esté más sedienta y reseca. Por eso, es importante que te acuerdes de hidratarla a diario. El mejor momento para hacerlo es tras la ducha, cuando la piel aún está húmeda (la crema penetrará mejor con los poros abiertos y además se favorecerá la retención de agua). Para hacerlo, debes utilizar una crema con propiedades hidratantes y emolientes que te permita recuperar el agua perdida. Presta especial atención a zonas de piel más gruesas y expuestas al roce o la fricción como es el caso de las plantas de los pies, las rodillas y los codos.

Exfolia tu piel

Con el paso del tiempo, nuestro organismo va perdiendo capacidad para regenerarse a nivel celular, haciendo que nuestra piel se vea más seca y que vayan apareciendo arrugas. Lo que sucede exactamente es que, al ralentizarse este proceso de descamación, algunas células muertas no se renuevan provocando que la piel se deshidrate y pierda densidad. Además, se crea una barrera donde se acumulan toxinas que impide la correcta oxigenación de la piel. Para evitar que esto ocurra y cuidar la piel en verano, potenciar la renovación natural y eliminar las células muertas, es importante exfoliar la piel aproximadamente cada 10 días.

Cuida tu piel del sol

Sí, a todos nos encanta lucir bronceado, pero, sin embargo, pocas cosas hay que resequen más nuestra piel que el sol. Este es el principal responsable de su pérdida de agua y, si no se toman precauciones, puede ser muy perjudicial para nuestra salud. Por eso, es muy importante que no abuses de él y que, siempre que te expongas a su radiación, lo hagas protegiéndote con un factor de protección solar de mínimo 30. Esto te protegerá contra las quemaduras y evitará la aparición de manchas en la piel, además de ayudarte a prevenir el cáncer de piel.

Aplica la crema por todas las zonas expuestas y renuévalo cada dos horas para evitar las quemaduras. Para obtener una cobertura perfecta, utiliza protectores resistentes al agua o que pueden aplicarse sobre la piel mojada. También es recomendable que utilices after sun tras tomar el sol: este producto te ayudará a hidratar y preparar tu piel para futuras exposiciones.

Consume alimentos ricos en antioxidantes

Llevar una alimentación saludable es probablemente una de las mejores soluciones para cuidar y proteger nuestra piel.  Y es que un déficit de algunos nutrientes puede provocar que la piel no se renueve como debería, haciendo que esta se vea seca y maltratada.

Una dieta rica en antioxidantes será la aliada perfecta para proteger la piel, especialmente durante el verano. Los diez tipos de antioxidantes que debes incluir son: vitamina E (en aguacates, almendras, aceite de oliva, etc.), vitamina A y beta-caroteno (en zanahorias, cerezas, fresas, etc.), vitamina C (en el pimiento rojo, el brócoli, el repollo, los cítricos, etc.), coenzima Q10 (en espinacas, soja, caballa, etc.), flavonoides (en frutas, bayas, cacao, té verde), isoflavonas (soja), L-Cisteína (en coles y legumbres), licopenoide (en tomate, fresa, grosella) y oligoelementos antioxidantes (en la carne magra, cereales, ostras, huevos, setas).

Bebe mucha agua

La contaminación, las células muertas y el exceso de secreciones provocadas por el calor hace que los poros de nuestra piel se obstruyan, favoreciendo la sequedad, la irritación y la aparición de arrugas. Por esta razón, tan importante como proteger la piel del sol, exfoliarla e hidratarla a base de cremas, es beber agua. Con este sencillo y natural gesto aportaremos a nuestra piel todos los nutrientes que necesita.

El agua se encarga de lubricar las distintas capas de la dermis, elimina las sustancias de desecho, mejora la circulación sanguínea y oxigena nuestro organismo, ¿te parece poco? Cuidar la piel en verano puede ser más fácil de lo que crees si sigues estos sencillos consejos. ¡Acuérdate de ponerlos en práctica!

14 Ago, 2018 I No Comentarios

< ANTERIORSIGUIENTE >

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *