• consejos para dormir mejor en verano

Consejos para dormir mejor en verano

¿Te encanta el verano, pero lo pasas fatal cuando te toca meterte en la cama? Tranquilo, no eres el único. El insomnio en verano es un mal muy común que puede llegar a afectar enormemente a nuestra calidad de vida. Para evitarlo, sin embargo, existen algunas cosas que podemos hacer. Toma nota de estos trucos para dormir en las noches de calor.

Cómo combatir el insomnio en verano

  1. Practica ejercicio. Practicar ejercicio de forma moderada puede tener un impacto muy beneficioso en la calidad de tu sueño, ya que hace que el cuerpo se relaje como respuesta al esfuerzo realizado. No obstante, el ejercicio debe evitarse pocas horas antes de ir a la cama, ya que a horas tardías nos activará y nos hará sentir despejados.
  2. Haz cenas ligeras. Dado que en verano acostumbramos a cenar más tarde (lo cual hace que a menudo nos vayamos a la cama sin que se haya completado la digestión), lo ideal es evitar las grasas en la cena (más pesadas de digerir). En su lugar, opta por alimentos ligeros y refrescantes, como las ensaladas.
  3. Evita las siestas. Y si vas a dormirla, que esta no sea superior a los 25 minutos y nunca demasiado tarde. Dormir más de 30 minutos después de las cinco de la tarde puede perjudicar el ritmo biológico del sueño y ocasionar insomnio y problemas de concentración durante el día.
  4. No bebas alcohol. Consumir alcohol justo antes de dormir, aunque creas que puede ayudarte a conciliar el sueño, es muy contraproducente. El alcohol rompe los ciclos de sueño una vez se pasa el sopor inicial, así que, si estás experimentando problemas para dormir, es mejor que lo evites.
  5. Evita el café. Las sustancias estimulantes como el café, el té o los refrescos con cafeína no son nada recomendables para las personas que experimentan estrés y problemas para dormir. Por ello, si estás sufriendo insomnio, evita consumir estas bebidas a partir de las cuatro de la tarde.
  6. Regula la temperatura de la habitación. Los niveles máximos de tiempo y calidad de sueño se alcanzan en ambientes térmicos neutros, es decir, en aquellos que no se siente ni frío ni calor. Por ello, lo ideal es que mantengas la temperatura de tu habitación ente los 18 y 21 grados.
  7. Practica la desconexión tecnológica. Uno de los mayores enemigos del sueño son los dispositivos electrónicos por la noche, y es que los aparatos electrónicos con pantallas afectan a los niveles de melatonina. Por eso, es recomendable que, una vez en la cama, evites mirar el móvil, la Tablet o el ordenador. En su lugar, coge un libro y relájate leyendo un ratito.
  8. Toma una ducha templada. En días de muchísimo calor, una ducha tibia puede ayudarte a refrescarte, relajar la musculatura e inducir el sueño antes de ir a la cama. No caigas en la trampa de utilizar agua fría, ya que esto solo te proporcionará un alivio momentáneo que hará que a los pocos minutos sientas mucho más calor.
  9. Usa un pijama de algodón. Si eres de los que no pueden dormir completamente desnudo, lo ideal es que utilices prendas de algodón, un tejido ideal para las altas temperaturas. El algodón, ligero y suelto, permitirá que tu piel transpire y hará que te sientas más cómodo, haciendo más fácil que concilies el sueño.
  10. Trata de relajarte. Que no cunda el pánico. No te dejas llevar por la ansiedad. Si no eres capaz de conciliar el sueño por culpa del calor, lo peor que puedes hacer es perder la calma. Si llevas un buen rato en la cama y no paras de dar vueltas, levántate y ponte a hacer alguna cosa hasta que te sientas cansado. Trata de relajarte y piensa que tarde o temprano acabarás por dormirte.

09 Ago, 2018 I No Comentarios

< ANTERIORSIGUIENTE >

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *