• ventilar en casa

¿Cada cuánto debo ventilar mi casa?

Poco se habla de lo importante que es ventilar la casa a diario. Abrir las ventanas y dejar que el aire fresco inunde nuestro hogar durante unos minutos cada día es un hábito muy positivo y que, sin embargo, cuesta muy poco. Al ventilar a diario estamos renovando el aire de los espacios de nuestra casa, ayudando así a prevenir enfermedades como el resfriado o la gripe. Y es que al ventilar estamos eliminando las sustancias nocivas que se van acumulando en el aire de nuestros hogares, como el caso del dióxido de carbono.

¿Qué pasa si no ventilas tu casa?

No ventilar con frecuencia contribuye a que aumenten los gases tóxicos y contaminantes que desprenden algunos objetos o productos de limpieza, hace que prolifere el moho y multiplica el riesgo de desarrollar alergias. Además, una ventilación deficiente puede ser causante de problemas de insomnio y debilita el sistema inmunológico, aumentando la probabilidad de caer enfermo y haciendo la recuperación más lenta.

Beneficios de ventilar en casa a diario

  • Reducimos la concentración de C02, esto es, el gas que espiramos y que ya no sirve. De esta forma, oxigenamos y mejoramos la calidad del aire.
  • Reducimos el polvo, ya que el aire se encarga de arrastrar las partículas en suspensión que se encuentran en la sala o habitación.
  • Regulamos la humedad. Esto es especialmente importante cuando el aire está muy seco, algo que puede dañar a nuestras mucosas respiratorias. Ventilar nos ayudará a mantener una humedad ideal en casa.

Cómo ventilar la casa

  • En términos generales, lo ideal es ventilar a primera hora de la mañana ya que es el momento del día en el que la contaminación atmosférica provocada por el tráfico es menor. Además, por la mañana los niveles de Co2 son más elevados, ya que las ventanas han permanecido cerradas toda la noche y nosotros hemos estado dentro respirando.
  • En los meses de invierno, en lugar de ventilar a primera hora, puedes elegir un momento más caliente para hacerlo; por ejemplo, hacia el mediodía.
  • En verano, lo más recomendable es hacerlo durante la noche, de forma que nos sirva para refrescar la estancia en la medida de lo posible.
  • El tiempo de ventilación dependerá de las personas que vivan en la casa y lo grande que sea esta. Por lo general, entre 10 y 20 minutos bastan para renovar el aire de una estancia.
  • En el caso de los dormitorios, lo recomendable es ventilar justo después de levantarse, y también es bueno hacerlo unos minutos antes de dormir.
  • Hay que provocar una corriente eficiente para que la ventilación sea óptima y, a ser posible, en toda la casa a la vez. Si vamos haciéndolo de habitación en habitación, lo más probable es que lo único que consigamos sea pasar una cantidad importante de aire viciado entre habitaciones.
  • En los dormitorios, cuando cambies las sábanas, lo mejor es que, una vez quitadas las antiguas, dejes ventilar la habitación unos minutos para luego poner el nuevo juego.

Además de estos consejos que te ayudarán a purificar el aire de tu casa, es importante que…

  • Mantengas la casa limpia
  • Evites, en la medida de lo posible, fumar en el interior.
  • Uses pinturas ecológicas para las paredes de tu casa, ya que estas serán mucho menos nocivas para la salud.
  • Compres muebles de madera natural y que tengan sus superficies “chapadas”. Así evitarás la emanación excesiva del formaldehído, una sustancia tóxica procedente del conglomerado de madera.

21 Jun, 2018 I No Comentarios

< ANTERIORSIGUIENTE >

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *