• beneficios del verano en la salud

6 beneficios que el verano tiene sobre tu salud

El verano es una estación ideal para disfrutar, relajarnos y escapar de la rutina. Las vacaciones, los días soleados y más largos y el clima más caluroso, tienen, además, beneficios en nuestra salud, ya que nos ayudan a mejorar nuestros niveles de vitamina D, mejoran nuestro sistema inmunológico y nos hacen estar más alegres. Si no sabes cómo la época estival puede mejorar tu salud, te interesa leer este post.

Nos ayuda a reducir el estrés

En verano y, sobre todo cuando estamos de vacaciones, nos encontramos más relajados, por lo cual nuestro estado de ánimo mejora, pero también nuestra salud física. Reducir el estrés mejora nuestra salud cardiovascular, nos ayuda a mantenernos en un peso adecuado (previniendo así enfermedades como la diabetes o el síndrome metabólico) y nos da el empujón que necesitamos para mantenernos más fuertes emocionalmente, lo cual es muy útil en la prevención de enfermedades como la depresión.

Estamos de mejor humor

En verano, podemos gozar de algunas horas más de luz, ya que los días se vuelven más largos, y la luz nos ayuda a mejorar nuestro ánimo y humor. El aumento de claridad contribuye a la activación, tanto en su sentido positivo (haciéndonos sentir más alegres), como en su sentido negativo (pudiendo hacernos sentir más ansiosos), por lo cual es necesario que tomes algunas precauciones para evitar que te afecte en este último aspecto.

Mantiene nuestro corazón más sano

Según una investigación del Instituto del Corazón del Hospital Buen Samaritano de Los Ángeles, las personas tienen un 36 % más de probabilidad de morir en invierno que en verano debido a un infarto. La explicación puede estar en el hecho de que en invierno tomamos menos el sol, lo cual se traduce en una cantidad menor de vitamina D y, en consecuencia, en un aumento de los niveles de colesterol, los cuales pueden comprometer nuestra salud cardiovascular.

Seguimos una alimentación saludable

El verano, a parte de hacer que nos sintamos menos hambrientos, es una época fantástica para tomar alimentos con vitamina C, nutritivos, frescos y saludables, como es el caso de las frutas y hortalizas. Estas, además de hidratarnos, son unos alimentos bajos en calorías y ricos en antioxidantes y vitaminas, por lo que resultan ideales para ayudarnos a regular el colesterol, prevenir la obesidad y la diabetes y evitar el envejecimiento prematuro.

Aumenta la absorción de vitamina D

El sol es imprescindible para sintetizar la vitamina D, un tipo de vitamina importantísima para fijar el calcio en el organismo y evitar enfermedades como la osteoporosis. Además, un estudio relaciona los altos niveles de vitamina D con un riesgo 20 % menor de padecer cáncer, y otro concluye que la vitamina D mejora la cantidad y calidad del sueño nocturno.

Eliminamos más toxinas

Aunque no nos guste nada sudar, lo cierto es que a través del sudor que nos provoca el calor, somos capaces de liberar más toxinas, lo cual ayuda a nuestra piel a mantenerse libre de bacterias y hongos, además de mejorar nuestra circulación. Por si fuera poco, cuando sudamos, nuestros poros se abren facilitando la limpieza de la suciedad acumulada en ellos, ayudándonos a conseguir una piel más radiante y libre de granos e imperfecciones.

12 Jul, 2018 I No Comentarios

< ANTERIORSIGUIENTE >

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *