• alimentos sólidos bebé

Bebés y alimentación: ¿cuándo puedo empezar a darle comida sólida?

Una alimentación variada y adaptada a cada etapa es fundamental para el crecimiento y desarrollo de un bebé, especialmente durante el primer año de vida. ¿Qué incorporar en cada etapa? ¿Cuándo se pueden dar alimentos sólidos?

La OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda prolongar la lactancia, ya sea materna o de fórmula, en exclusiva hasta los 6 meses de edad. A partir de este momento, se deberán ir sustituyendo las tomas de lecha por distintos alimentos. Esto tendrá realizarse de forma paulatina, para así permitir que el organismo del bebé vaya aceptando los nuevos alimentos, a la vez que se comprueba la buena o mala tolerancia a ellos. A continuación, te mostramos cómo debe ser y cuándo debe realizarse la introducción de alimentos sólidos en bebés.

Alimentos sólidos en bebés: pautas de introducción

Como ya hemos explicado, la introducción de cada nuevo alimento debe realizarse por separado y dejando pasar varios días entre uno y otro. Al principio, se deben ofrecer pequeñas cantidades, para luego ir aumentándolas conforme el bebé se vaya adaptando a la nueva textura y al sabor. Esta introducción de la alimentación sólida siempre puede tener ligeras variaciones, en función de la recomendación del pediatra, la aceptación por parte del bebé y su ritmo de crecimiento y desarrollo.

  • Frutas. A partir de los 6 meses de edad se deben incorporar las primeras frutas (manzana, plátano, naranja o pera), pero en formato papilla. Se deben evitar hasta los 12 meses las frutas con mayor probabilidad de desencadenar alergias, como el melocotón, el kiwi o la fresa.
  • Cereales. A los 6 meses de edad, pueden introducirse los cereales sin gluten (arroz y maíz). La mejor forma de hacer es prepararlos disueltos en leche materna, de fórmula o en agua. El resto de cereales (cebada, centeno, avena y trigo) se incorporarán a partir de los 6-7 meses.
  • Carne. Tanto como pollo, ternera y cordero se incluirán a partir de los 6-7 meses, pero incluido en un puré con verduras, y luego en pequeños trozos.
  • Verduras y hortalizas. También a partir de los 6-7 meses de edad, ya se puede dar a un bebé patata, zanahoria, calabacín y judía verde en puré. Las verduras de hoja verde, las cuales suelen ser más indigestas, como las espinacas o las coles, se introducirán a partir de los 9 meses.
  • Pescado. Dado que suele provocar alergia, el pescado se dará al bebé en torno a los 9 o 10 meses, empezando primero por el pescado blanco, cocido y triturado con verduras.
  • Huevo. Aunque la yema de huevo puede ofrecerle a los 10 meses, la clara o un huevo entero no se introducirá hasta los 12 meses.
  • Leche. Existen las leches de continuación, las cuales pueden darse desde los 6 meses hasta los 2 o 3 años de edad. La leche de vaca puede incorporarse a los 12 meses, así como sus derivados (yogur o queso).
  • Legumbres. En pequeñas cantidades, a partir de los 15-18 meses.

Conviene saber que a partir del primer año, un bebé consolida su gusto y empieza a mostrar sus preferencias. Por eso es importante, tanto antes como después de esta edad, ampliar su gama de alimentos, dejarle probar distintas texturas y combinaciones, para que pueda comer de todo y tenga una alimentación variada y equilibrada.

04 Jun, 2019 I No Comentarios

< ANTERIORSIGUIENTE >

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *