• adicción al móvil

¿Enganchado al móvil? Estos trucos pueden ayudarte a desintoxicarte

Siempre que hagamos un buen uso de ella, la tecnología pone a nuestra disposición un mundo de posibilidades. En la actualidad, estar en posesión de un Smartphone es sinónimo de poder estar conectado en todo momento: un teléfono inteligente nos permite, desde hablar con alguien que está en la otra punta del mundo, hasta seguir la actualidad al minuto. Aunque parecen todo ventajas, lo cierto es que, a veces, no nos relacionamos de forma sana con nuestro móvil y es este el que nos controla a nosotros en vez de nosotros a él. ¿Crees que precisamente esto es lo que te está pasando a ti? ¿Cómo podemos saber que existe un problema de adicción al móvil? Hay algunas señales que pueden indicártelo:

  • El teléfono interfiere en tus relaciones personales hasta el punto de que no te permite comunicarte o realizar tu trabajo correctamente.
  • Tu Smartphone no te deja descansar lo suficiente.
  • No eres capaz de disfrutar plenamente las actividades que no impliquen utilizar el móvil

 ¿Cómo reducir el enganche al móvil?

Si crees que te cuesta tener el control de cuánto y cuándo usas tu móvil, quizás te conviene poner en práctica algunas medidas. Toma nota de ellas.

  1. Desactiva las notificaciones. Cada notificación en tu móvil que recibes es una invitación irresistible a mirar su pantalla (si tienes varias apps de redes sociales instaladas, las notificaciones pueden darse con bastante frecuencia). Por eso, es recomendable que desactives algunas o que, al menos, les quites el sonido y la vibración.
  2. Ponlo boca abajo. Siempre que te sea posible, trata de dejar el móvil en un sitio o en una posición en la que no veas la pantalla (sobre todo mientras estás haciendo otras cosas como trabajar). De esta forma, no desviarás la vista cada vez que se ilumine la pantalla.
  3. Usa el modo nocturno durante la noche. Acostúmbrate a, cada noche, activar el modo nocturno antes de echarte a dormir. Así no correrás el riesgo de despertarte cada vez que vibre o se ilumine en la mesilla de noche (esto puede restarle calidad a tu sueño).
  4. Borra las aplicaciones inútiles. Una forma muy útil de reducir las posibilidades de distraerte con el móvil es borrando las apps que realmente no te son necesarias. Reflexiona sobre cuáles son y haz limpieza de ellas para reducir el tiempo que pasas mirando a la pantalla.
  5. Déjatelo en casa de vez en cuando. Probablemente te cueste un mundo llevar a cabo esta medida, pero te aseguramos que es muy eficaz a la hora de desengancharse del móvil. Prueba a salir de vez en cuando sin el móvil y, tras hacerlo varias veces, te darás cuenta de que la experiencia pasa de ser angustiosa a ser liberadora.

Nuestra relación con la tecnología debería siempre estar presidida por el principio de que somos nosotros quienes la controlamos a ella. Si sientes que esto no está siendo así, quizás es momento de proponerse desengancharse del móvil.

27 Dic, 2018 I No Comentarios

< ANTERIORSIGUIENTE >

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *