Piojos: todos los mitos que te toca olvidar

Existen infinidad de mitos e informaciones incorrectas sobre los piojos. Nada raro considerando los miles de años que hace que viven con nosotros (o más bien de nosotros), y los miles de años que las madres y los padres del mundo han tenido que batallar para librarse de estas criaturitas.

Pero en la era de la información no podemos seguir creyendo en falsos mitos y en los lugares comunes sobre los piojos. ¡Va en contra de nuestros propios intereses! Así que aquí tienes un listado completo con los mitos más importantes sobre piojos… que te va a tocar olvidar.

Los piojos vuelan o saltan de cabeza en cabeza

Para empezar los piojos son artrópodos sin alas, así que la única forma de hacerlos volar el sacarlos con la lendrera y arrojarlos por los aires. Por otro lado, cuentan con seis patas con garra curvada que les permiten aferrarse al pelo y desplazarse muy rápidamente por él. Pero no tienen ningún mecanismo como el de las pulgas que les permita saltar de un huésped a otro. El contagio siempre es directo, de pelo a pelo, o de entorno a pelo.

Aparecen por la falta de higiene

El mito más extendido, totalmente falso. Los piojos no hacen especiales diferencias entre un cabello sucio y uno limpio, ellos lo que buscan es la sangre. Y, en todo caso, los indicios apuntan a que si por algún cabello se decantan es por el limpio.

Este mito puede venir no sólo por el mal aspecto que tiene un cabello infestado de piojos, sino por una confusión con otras especies de piojos, como el piojo del cuerpo o el pubis (que no son los de la cabeza ni se pueden intercambiar el lugar), que sí encuentran en la falta de higiene un mejor entorno.

Van más al pelo largo que al pelo corto

Esto, más que falso, es inexacto. Al piojo le da igual la longitud del pelo, no es un asesor de imagen, el pelo para el piojo es la herramienta para llegar al cuero cabelludo. Lo que ocurre es que con una melena es más fácil el contagio: a más pelo, más posibilidades tiene el piojo de encontrarse con él y agarrarse.

Los piojos transmiten enfermedades

Rotundamente falso. El piojo de la cabeza (pediculus humanus capitis) no transmite ningún tipo de enfermedad. Lo peor que te puede ocurrir es que el picor de la cabeza sea tan fuerte que te hagas alguna heridita al rascarte, y por otro motivos esa herida se acabe infectando. Aunque, con productos como Dexin a tu alcance, ¡seguro que nunca llegarás a ese punto!

Los únicos piojos que pueden transmitir enfermedades son los del cuerpo (pediculus humanus corporis), pero como ya hemos dicho se trata de otra subespecie de piojo que no tiene nada que ver con la de la cabeza.

El picor lo causan los mordiscos de los piojos sobre el cuero cabelludo

En realidad no, el “mordisco” ni lo notamos. Lo que produce el picor es la saliva que nos inyectan mientras succionan nuestra sangre. ¡Igual que ocurre con los mosquitos!

Si tienes piojos te das cuenta rápido

¡Pues lamentablemente no! Precisamente porque el picor no lo causan los mordiscos, sino la saliva. Y nuestro organismo puede tardar más de un mes en adquirir sensibilidad hacia esa saliva. Contando que un solo piojo puede poner de 6 a 8 liendres por día, y que la liendre eclosiona al cabo de una semana aproximadamente, imagina cómo llevarás ya la cabeza cuando te empiece a picar.

Por eso es tan importante la prevención y las revisiones del cuero cabelludo de todos en cuanto alguien de la familia tiene piojos.

El vinagre es un remedio infalible

El vinagre es un remedio tradicional antipiojos… que no sirve para casi nada aparte de para darle un disgusto a quien se lo pongas, con ese olor tan fuerte. A los piojos les da igual el vinagre, lo único que hace esta sustancia es debilitar el “cemento” que une la liendre al cabello, y por tanto facilita un poco la retirada de las liendres. Pero como los piojos siguen ahí… pues ponen huevos otra vez, y vuelta a empezar.

¡Se le corta el pelo y fin del problema!

Para que esto fuera verdad habría que rapar la cabeza al cero, y sin duda tu hijo o hija no quieren ir así al colegio. En cuanto a cortar el pelo corto, es inefectivo y una pérdida de tiempo: los piojos no ponen sus huevos más lejos de un centímetro del cuero cabelludo (cuando las liendres aparecen más lejos, es porque ya nos ha crecido el pelo toda esa distancia), y ellos mismos pueden esconderse en ese pelo corto, así que no es forma de solucionar el problema.

 

¿Has oído algún otro mito o idea sobre los piojos y no sabes si es verdad? ¡No dudes en compartirla con nosotros, estaremos encantados de aclararte cualquier duda!

01 Feb, 2018 I No Comentarios

< ANTERIORSIGUIENTE >

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *