Llega la primavera, vuelven los piojos. ¿Cómo puedes darte cuenta si tu hijo tiene piojos?

El verano va acercándose poco a poco y, con la llegada de la primavera, se alargan los días y suben las temperaturas. Pero con el buen tiempo no solo llega el calor: también lo hacen los piojos, que se vuelven más activos en esta época. Los más afectados suelen ser los niños en edad escolar, así que vamos a ver cómo detectar si tu hijo tiene piojos, ¿de acuerdo?

Cómo saber si tu hijo tiene piojos

Si los peques de la casa empiezan a rascarse el cuero cabelludo, tienen problemas para dormir y presentan prurito en la cabeza, especialmente en la nuca o detrás de las orejas, ¡problema, hay piojos a la vista! Aun así, detectarlos es complicado por la velocidad a la que se mueven y por su pequeño tamaño.

  • Humedece el pelo para ralentizar un poco a los piojos.
  • Utiliza un peine específico, de púas muy juntas, para cepillar el cabello y detectarlos, prestando especial atención a la zona de la nuca y la parte trasera de las orejas.
  • Si detectas algún punto blanco adherido al cabello, intenta despegarlo. Si lo consigues probablemente sea caspa: si no hay manera, ¡se trata de una liendre! El peine de púas te ayudará a eliminarlas.
  • Aplica un producto específico de Dexin para lavar el cabello y acláralo con agua caliente.
  • Cepilla de nuevo el cabello para asegurarte de que has eliminado todas las liendres, mechón a mechón.

Además de estos consejos para eliminar los piojos, si en el colegio informan de una infección lo mejor es utilizar un repelente para prevenir. También deberás lavar las sábanas, las fundas de las almohadas, los gorros y la ropa con agua caliente o, si es posible, en seco y dejar que se seque al aire libre al menos 48 h: los piojos no resisten tanto tiempo sin permanecer en el cuero cabelludo.

Mitos sobre los piojos que debes dejar de creerte ya mismo

Ahora que ya sabes cómo detectar si los más peques de la casa tienen piojos o se mantienen a salvo por ahora, queremos contarte una serie de mitos que seguro que has oído más de una vez y que son totalmente falsos.

Los piojos van al pelo sucio. ¡Mentira! A los piojos les da igual si tus hijos tienen el pelo impoluto o si hace una semana que no se lo lavan. Atacarán por igual a cualquier niño que tengan cerca, independientemente de factores de higiene. Lo que sí es verdad es que anidan más en el pelo de las niñas, porque suelen tenerlo más largo y mantener un contacto más cercano entre ellas.

Los piojos se contagian saltando. También falso: los piojos no vuelan ni saltan, solo caminan. A gran velocidad, eso sí: en pocos segundos pueden desplazarse de un niño a otro a través de la ropa, por ejemplo.

Los piojos no pueden vivir fuera de la cabeza. Otra gran mentira: aguantan incluso 24 horas, lo que significa que pueden contagiarse a través de almohadas o cojines, por ejemplo.

Una infección de piojos puede contagiar enfermedades. Para nada: la erupción que provocan se debe a la saliva que inyectan al alimentarse de la sangre, pero no pueden contagiar ninguna enfermedad. También debes saber que los piojos de los animales no afectan a los humanos.

Los piojos se detectan enseguida. El cuerpo tarda una media de 5 semanas en reaccionar a la saliva de los piojos. Si tenemos en cuenta que un piojo hembra pone cada día entre 5 y 10 huevos, ¡mira cuántos piojos tendrá tu hijo antes de notar picor!

  

30 Mar, 2016 I No Comentarios

< ANTERIORSIGUIENTE >

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *