Virus del Nilo: Todo sobre esta transmisión por mosquitos

Si pensamos en el animal más peligroso del mundo (¡Y de la historia!) es posible que nos venga a la cabeza por ejemplo, el tiburón, un león etc, sin embargo, aunque pueda no parecerlo, ese puesto lo mantiene el mosquito, ya que han sido los facilitadores de producir miles de muertes por enfermedades infecciosas a lo largo del tiempo y del globo. Una de estas enfermedades es conocida como Virus del Nilo.

Con motivo de los recientes casos de contagio por este virus en el sur de España a causa de las picaduras de mosquito, desde Dexin, expertos en soluciones antimosquitos, os explicamos qué es el Virus del Nilo, qué efectos produce en nuestra salud, y cómo podemos actuar ante un caso o como prevención.

¿Qué es el Virus del Nilo y cómo es su transmisión?

El Virus del Nilo Occidental, conocido también por las siglas WNV (West Nile virus en inglés) es un virus del género Flavivirus, el cual tiene su origen en el África subsahariana. Desde 1937 este virus se ha extendido desde este punto al resto del continente africano, Oriente Medio y Asia Menor, Europa y más recientemente también a Extremo Oriente y Norteamérica.

Su vector principal es el mosquito, concretamente, el Culex pipiens. Este virus puede afectar especialmente a aves (afectando sobretodo a los córvidos), equinos y humanos mediante la picadura de un mosquito vector.

Más allá de la picadura del mosquito, se cree que este virus opuede propagarse mediante transfusiones sanguíneas o trasplantes de órganos infectados, o por vía materna durante la gestación o la lactancia.

Los equinos infectados en ningún caso son transmisores directos y no existe evidencia de que este virus se contagie asimismo por contacto con aves afectadas. 

¿Qué efectos produce en nuestra salud?

El Virus del Nilo provoca la fiebre del Nilo Occidental, la cual causa encefalitis. Casi siempre la encefalitis está asociada a una meningitis, por lo que se produce una afección conjunta (meningoencefalitis). 

Los síntomas de esta afección son los siguientes:

  • Vómitos y/o náuseas.
  • Fiebre.
  • Cefaleas.
  • Rigidez cervical.
  • Fotofobia.
  • Pérdida de conciencia y letargia que puede llegar al coma.
  • Alteraciones de la personalidad.
  • Asimetría de reflejos o movimientos. Posibles temblores de tipo parkinsoniano o movimientos anormales.
  • Convulsiones.
  • Trastornos del lenguaje.
  • Alteraciones sensoriales.

¿Cómo podemos actuar ante un contagio y/o prevenirlo?

Las autoridades locales ya están realizando intensas tareas de fumigación para reducir la población de mosquitos y así reducir su capacidad infecciosa.

Sin embargo, también existen una serie de recomendaciones para prevenir las picaduras de mosquito y posibles complicaciones por este virus:

  • Intentar evitar lugares pantanosos o con agua estancada.
  • Evitar permanecer al aire libre al atardecer o el amanecer. Al salir, intentar llevar ropa que pueda cubrir la mayor cantidad de piel posible.
  • Colocar telas mosquiteras en ventanas y puertas.
  • Procurar no dejar las luces encendidas más de lo necesario.
  • Mantener a raya el sudor y evitar los perfumes de olor intenso.
  • Hacer uso de repelentes antimosquitos siguiendo el modo de empleo y la frecuencia de uso comunicado por el productor. 
  • Ante cualquier síntoma o sospecha de contagio es de vital importancia buscar asistencia médica a la mayor brevedad.

Si necesitáis más información sobre cómo combatir los mosquitos, os recomendamos seguir los artículos de nuestro blog, y os invitamos a conocer nuestros productos antimosquitos con ingredientes de origen natural.

08 Sep, 2020 I No Comentarios

< ANTERIORSIGUIENTE >

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *